Reconstrucción mamaria con colgajo del dorsal ancho

La utilización de tejido autólogo, es decir, del propio cuerpo, para la reconstrucción mamaria es y será un tema redundante en nuestra consulta, caso desgraciado que ud. requiera la amputación de su mama para tratamiento de su enfermedad.

La indicación del mismo estará pues supeditada a la necesidad de tener que extirpar la glándula afecta como parte del tratamiento de su enfermedad,  y la posibilidad de realizarla técnicamente es factible y con buenos resultados a corto y largo plazo.

La técnica consistirá en reconstruir el defecto que provoquemos, bien la totalidad de la glándula o bien en parte, utilizando un colgajo muscular pediculado del mayor músculo de nuestro organismo, el dorsal ancho de la espalda.

El colgajo es versátil y se utiliza y se ha utilizado para reconstrucción de defectos tanto en tórax, cuello como en cirugía reconstructiva de cabeza y cara. Es seguro puesto que su viabilidad casi siempre es del 100%, y no produce ningún tipo de invalidez al suprimir dicha músculo de su funcionalidad dado que el resto de músculos de la espalda suplirán su función.

¿Cuáles son sus indicaciones?

Las mismas que para cualquier tipo de reconstrucción mamaria expuestas anteriormente.

¿Qué ventajas tiene?

Su versatilidad, el hecho de ser un tejido propio del cuerpo, con lo cual la posibilidad de rechazo no existe y los buenos resultados conseguidos con el mismo en cuando a tacto y naturalidad lo hacen un colgajo de elección para nuestras pacientes en nuestras manos.

La reconstrucción se hará inmediata, en el mismo acto de la mastectomía, y la paciente podrá salir del quirófano con un nuevo busto.

Podrá utilizarse en cualquier tipo de mastectomía, ya sea hemiglandulectomía (extirpación de 2 cuadrantes), como en cirugía reconstructiva inmediata tras extirpación de grandes defectos, así como sólo o apoyado sobre prótesis en el caso que precisara extirpación completa de la glándula.

Su utilización también puede estar diferida para reconstrucción de los grandes defectos de mastectomías antiguas, así como para cubrir cualquier defecto de la pared torácica, cuello, cabeza y cara como anteriormente comentamos.

¿Qué inconvenientes tiene?

Técnicamente es más complejo de realizar, requiere más tiempo quirúrgico y provocará la necesaria cicatriz en la espalda, en una zona no visible, puesto que se buscará la zona que será tapada por la parte trasera del sujetador o bikini.

¿Cómo se realiza?

El procedimiento comenzará con la extirpación de la glándula afecta, bien conservando piel y pezón o no, según el caso. Posteriormente se procederá a la disección del colgajo desinsertándolo de sus inserciones osteotendinosas y musculares y pediculándolo, hacia el defecto mediante un tunel subcutáneo axilar.

¿Qué resultados se obtiene?

Hasta el momento y en nuestras manos son satisfactorios, tanto para nosotros como para nuestras pacientes.   El aspecto es más natural y el tacto asímismo también. Se considera de elección en aquellas pacientes que por su situación patológica requieran de radioterapia en el lecho de la mastectomía.

Dr. J. Fernando Pérez Martínez. Cirujano. Experto en Cirugía Onplástica de la mama. EPHPO.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Información para pacientes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s